Siembra Hoy Lo Que Quieras Mañana

static1.squarespace.com

El líder no nace, se hace y surge de sus circunstancias

Esto lo afirmo sin duda alguna. No hay un ADN especial del carisma, no hay ninguna orden celestial que favorezca que unos son los elegidos mientras el resto no lo somos. Pensar que esto es así está más cerca de creerse las historias de Harry Potter que de la realidad del ser humano. Aquellos que nos inspiran, hombres y mujeres, se hacen a sí mismos.

En ti hay alguien que te ayuda a superar tus límites, tus miedos, sacando lo mejor  

Tu propia voz y persona, que bien enfocada consigue desarrollar lo que espera en tu interior. Las siguientes semillas necesitan ser plantadas y regadas con esmero, te acercarán y posibilitarán tus sueños:

1ª Semilla = Tu Vida

Has tenido valiosas experiencias, has conocido personas que te han influenciado para bien o para mal, has vivido despertares y aprendizajes que has ido incorporando a tu Ser. Este es el sustrato sobre el que sembrar semillas poderosas. Pero ¿para qué hacerlo? A menos que hayas decidido ser pasivo a tus circunstancias, rendirte a las necesidades ajenas, y dejar el protagonismo de tu vida en lo que vendrá…tendrás que dedicar tiempo a escucharte y entenderte, a prepararte y motivarte para ir allá dónde quieras ir.

El legado que has recibido en forma de aprendizajes es de un valor incalculable. Aceptarlo es el paso necesario para extraer su esencia

2ª Semilla = Tu Llamada

Ese despertar que un día aparece, tal vez de golpe o quizás de modo gradual, es una constante en el ser humano, y se suele negar cuando aparece. Forma parte de nuestro devenir, aunque es verdad que muchas personas miran hacia otro lado o simplemente su ignorancia les hace no escuchar, la mayoría nos enfrentamos en varias ocasiones en nuestra vida a la misma. La llamada crea incertidumbre y vértigo, supone adoptar un camino hacia lo nuevo y renunciar a lo viejo. Y en ese momento tendrás que superar la resistencia al cambio.

¿Qué es eso que aún no te has permitido llevar a cabo y que cambiaría significativamente tus circunstancias?

3ª Semilla = Tu Visión

Solo tienes el presente y guiarlo al futuro que quieres para ti depende de que sueñes ese futuro, te imagines evolucionado. Solo así consigues conectar este momento con los que vendrán, asumiendo la gestión y protagonismo de tus circunstancias.

Tu visión es capaz de crear una nueva realidad

Y cuando lo haces tu cerebro responde, acelerando la neurogénesis, la construcción de nuevas redes nerviosas que facilitan el cambio y la apertura mental, facilitando la neuroquímica (oxitocina y vasopresina) que mantendrá en el tiempo el esfuerzo, generando ilusión, esperanza. La evolución preparó nuestra maquinaria mental para sortear obstáculos y evolucionar a pesar de las circunstancias.

4ª Semilla = Tu Compromiso

Y viene alimentado por un sentimiento, por un afecto, exactamente igual que la mayoría de las decisiones o acciones que ponemos en marcha. El compromiso en la vida es lo que convierte lo imposible en posible. El compromiso reconoce que el camino es duro, por tanto no se sorprende de los altibajos que van surgiendo, sencillamente se enfoca en el objetivo y avanza con tesón. Además, el cambio cuesta porque no solemos entender sus mecanismos. Muchas veces creemos que entender las claves de nuestras circunstancias nos permitirá cambiar, pero eso no es suficiente, sin compromiso no hay acción.

Compromiso es la antesala de lo posible

5ª Semilla = Tu Esfuerzo

El aprendizaje continuo no es una opción, sino una necesidad vital y, por supuesto, profesional. Si te olvidas de aprender, te olvidarás de crecer y estarás fuera de juego. Sólo tus aspiraciones personales y el trabajo directo en ellas te motivarán lo suficiente para poder vencer la resistencia al cambio. Como un artesano empeñado en sacar lo mejor de lo que tienes en tus manos, repite sin pereza. En la repetición nace la excelencia, se destapa. Cuanto más repitas, mejores resultados tendrás.

Educación es lo que otros hacen por ti, aprendizaje es lo que tú haces por ti

Escribe en un pequeño diario sobre tus inquietudes y anhelos, dedica cada día unos minutos a reflejar en el papel cuales son tus pasos y logros, cuales tus obstáculos y maneras de sortearlos. Ve construyendo y siguiendo tu propia ruta. Siembra!!!

Share
This

Escriba un comentario