Sentarse Juntos

1841-thickbox_default

Uno siente la fuerza y el vértigo del trabajo como psicoterapeuta en presencia de otra persona. Justo en ese espacio de intimidad, silencios y conversaciones que suponen la terapia psicológica. El terapeuta se hace en el camino, con más formación, sí, pero sobre todo con la adquisición de competencias y habilidades que le convierten en alguien útil, empático y eficaz, más allá de las teorías. Y estas competencias se desarrollan en la experiencia y práctica. Una de las claves que ayuda a ser terapeuta reside precisamente en la presencia consciente de éste, durante la realización de la terapia de los elementos que participan en ese momento, terapeuta, el contexto de la terapia, la persona que tiene enfrente, los distintos niveles de comunicación y significados, etc. Consciencia que permite al profesional llegar a ser.

Para ayudarnos en este camino, la editorial Desclée de Brouwer dentro de su reciente tradición y cada vez más completa y variada oferta de textos y manuales de primerísima referencia en el campo de la psicoterapia y el mindfulness, vuelve a sorprendernos con un título, ya de por si sugerente: Sentarse Juntos, habilidades esenciales para una psicoterapia basada en el mindfulness. Sus autores S.M. Pollak, T. Pendulla, R. D. Siegel, magníficos terapeutas, pioneros y divulgadores del mindfulness desde hace décadas, no han escatimado esfuerzos para presentarnos otro manual de cabecera con el que seguir creciendo en conocimiento y pericia profesional.

La lectura es eminentemente práctica, llena de ejemplos y experiencias compartidas, de ejercicios a trabajar y tan solo hay que ver el impresionante número de recursos adicionales que aporta al final, entre audios, lecturas, programas de formación mindfulness así como centros de referencia por varios continentes. Por tanto este libro invita a la propia exploración y revisión de las competencias psicoterapéuticas, desde una perspectiva mindfulness, válida para cualquier profesional que busque la excelencia en su labor. Y digo esto porque el desarrollo del terapeuta mindful, no es algo exclusivo de una escuela, técnica u orientación determinada, realmente describe al terapeuta del siglo XXI, bondadoso y compasivo, equilibrado, que trasciende los síntomas para llegar a la persona y con un alto compromiso en su autoconocimiento y gestión personal. Cuya acción transcurre paralela al crecimiento de sus pacientes, ambos construyendo la relación de cambio y evolución que la psicoterapia aporta.

En esta lectura, dirigida principalmente a los profesionales de la psicoterapia y la salud mental, incluiría a cualquier profesional que trabaje desde el mindfulness, así como a aquellos otros, que sin llegar a realizar el profundo y artesano trabajo de la terapia, dirigen sus inquietudes al crecimiento del potencial humano, como son docentes, coaches, otros clínicos, etc. que persigan una práctica más plena, eficaz y eficiente, y el bienestar de sus alumnos, clientes o pacientes.