¿Por qué tu equipo no se motiva tras estar con un motivador de equipos?

El Éxito es un camino, no una meta

¿Qué es un motivador de equipos? ¿Un MC, un stripper, un monologuista? No lo entiendo ¿Cómo puede alguien motivar a quien no conoce y ademas pretender hacerlo con el mismo contenido que utiliza en el anterior equipo? ¿Es que a todas las personas les motiva lo mismo? ¿Es que todos los equipos tienen las mismas necesidades, y por ende las personas que los conforman? ¿Es que la motivación de las personas es ajena al diálogo interno y depende de lo que otros digan?

Una cosa es alimentar la motivación de un equipo, otra muy distinta entretenerlo.

La mayoría de los equipos con los que he tenido ocasión de trabajar no necesitan que «les motiven». En algunos casos necesitan que la empresa cumpla unos mí­nimos que a dí­a de hoy no se dan en muchas de ellas. Por ejemplo seguridad contractual, reconocimiento de méritos, plan de desarrollo profesional, una estrategia de formación y capacitación que mantenga a la plantilla y sus talentos en primera línea, conciliación familiar, etc. En otros casos la causa esta relacionada con la ausencia de un liderazgo inspirador, servicial y comprometido. A veces ambas.
Mala cosa si quien puede alimentar el espíritu de un equipo u organización ha de buscar fuera a alguien para que haga lo que es su responsabilidad.

A los equipos no se les motiva, se los lidera.

Más de uno podrá decir: A estos no los motiva ni fulanito que vino a darles una charla, como si su responsabilidad quedase solo en contratar al orador de moda. Quien busca fuera que alguien en una conferencia o taller sustituya su labor y ejercicio de liderazgo sobre su equipo… ni merece estar ahí­, ni merece tener equipo.

El único que puede encender la llama del equipo es el líder del mismo, si éste no está o no se le espera, el equipo va a la deriva.

Ultimamente me han llamado algunas empresas para preguntarme si puedo hacer alguna actividad para motivar a sus equipos. Entonces les pregunto a que se refieren con «motivar a sus equipos», qué es lo que necesitan y qué creen que puedo hacer yo, cuando me dan su respuesta «se me caen los palos del sombrajo», pues en su mayorí­a básicamente piden una puesta en escena breve, donde les exponga en formato monologo las bondades de ser felices en el trabajo, más que un trabajo serio y consciente de transformación y empoderamiento grupal. Claro, cuando les digo que las necesidades que expresan conlleva otro tipo de intervención, con otra duración y objetivos, ya no les interesa tanto, sobre todo cuando eso supone un incremento de su inversión.

¿En qué quedamos? ¿realmente quieres a tu equipo motivado, comprometido, poniendo todos sus talentos al servicio de la causa común, dando más?

Y quizás la mayorí­a de actividades que se contratan, lo sé porque me llaman para eso, para incentivar la energí­a de un equipo, alimentar su clima, en definitiva motivar, se venden y se compran como si fueran el principio y el final. Y ese es el error, una charla, conferencia, actividad, o evento motivador, sin un plan de acción, sin un seguimiento y acompañamiento, sin objetivos a modificar precisos, medibles y realizables, precedido, acompañado y seguido de otras actividades que estratégicamente se han diseñando para tal fin, tiene un efecto gaseosa, sube rápidamente y baja igual de rápido. Pero aún más:

Cualquier actividad que se precie necesita de la presencia de los responsables, gestores, líderes, ¿o es que ellos no están necesitados de lo mismo que sus equipos? y si no lo están ¿a qué esperan para contagiarlo, inspirarlo, motivarlo?

Como dice Xavier Marcet: «Una empresa es un ecosistema complejo y frágil. Las empresas no son simplemente un lugar donde ir a trabajar. No son solamente una cadencia de vender-producir-cobrar. No todas, pero algunas empresas son mucho más que eso… A veces es la relación que se establece entre las personas que forman una comunidad que hace las cosas con honestidad implícita…A veces el alma la alumbra alguien con un liderazgo que sabe cuadrar un triángulo de visiones, transiciones y emociones equilibrado»
¿Sabes lo que hace feliz o motiva a tus empleados? ¿De qué manera puedes participar en la construcción de ese sentimiento?