Pon una Estrella en Tu Vida

photo-1444703686981-a3abbc4d4fe3 bhhbh

El resultado de todos tus condicionante históricos, sociales, familiares, físicos y psicológicos te convierten en una persona única, irrepetible. Y aunque no tengas consciencia de ello lo eres, pero no sin antes ser lo que otros quieren. Pues incluso antes de nacer ya en nuestro entorno, se establecen una serie de valores y expectativas para nosotros. Aun así:

¡Eres irrepetible!

Y si has tenido la suerte de tener unos padres y personas que te amen intensamente y te acepten de manera incondicional, lo tendrás claro. Y te sentirás bien por ser quién y cómo eres. Y en tu interior habrá una voz que te alumbre como una estrella y en los momentos oportunos te dirá:

¡Tú Puedes, Tú Quieres, Tú Vales!

 
Aunque a veces ocurre lo contrario, no recibes el respeto, ni el amor ni la aceptación mínima que los seres humanos necesitamos. Y empiezas a creer que eres un perdedor, una persona que no vale, que no puede…y te encierras en lo que no tienes, en lo que tal vez nunca consigas. Créeme, esa es la fórmula para la desesperación, para el vacio y la falta de esperanza.
 

Más allá de tu apariencia, circunstancias e historia, tienes el don de la vida en tus manos

Pero ¿hasta que punto lo sabes? ¿Hasta que punto eres consciente de que la manera de definirte va a determinar el grado de plenitud en la vida que vives?. La vida no se ha hecho a la medida de nadie, ni es hostil ni es favorable, sencillamente es indiferente. Por tanto, la responsabilidad de vivirla acorde a tus necesidades es tuya, ¿Qué vas a hacer entonces?

«Estás vivo en este segundo… Cuando consideras el número infinito de caminos que conducen al nacimiento de una persona, deberías estar agradecido que estás en este segundo. Piensa en la enorme cantidad de universos alternos que pudieron ser… Tienes el placer de vivir en un planeta en el que evolucionaste para respirar el aire, beber el agua y amar el calor de su estrella más cercana. Estás conectado a muchas generaciones a través de tu ADN – y, aún más atrás, al Universo, porque cada célula en tu cuerpo fue cocinada en los corazones de las estrellas. Somos polvo de estrellas».

(Carl Sagan)

 
Tu vida de plenitud comienza en el momento en que tomas consciencia de cuáles son tus señas. Igual que un escudo de armas, como tenían los antiguos caballeros medievales. Hace tiempo hice mi propio escudo con forma de estrella. Reflejaba mis fortalezas, lo que vivo y hago con satisfacción. Tenerlo me recuerda cual es mi luz, mi identidad, impide que me limite a mí mismo.
Estas reflexiones me acompañan, tal vez puedan servirte:

  • Eres la única persona que queda cuando no tienes a nadie
  • Eres la única persona que sabe exactamente como te sientes
  • Eres la única persona que puede tomar una decisión sobre cómo quieres ser
  • Eres la única persona que puede hablarte y escucharte cuando otros no lo hacen
  • Solo tú puedes calzar tus pies y guiar tus pasos

 

Si deseas potenciar o desarrollar cuestiones en ti o en tu equipo que te acerquen a tu mejor versión en Bruno Moioli-Inteligencia Emocional & Coaching para la Excelencia, sabemos cómo y te acompañaremos hasta conseguirlo.