Focusing, Desde el Corazón y Hacia el Corazón

fcusing

Recuerdo cuantas veces en el pasado, sobre todo cuando era un niño, los adultos que me educaban insistían una y otra vez en la importancia de pensar, para poder corregir mi conducta o entender lo que pasaba a mi alrededor. Y como yo, la mayoría de personas han crecido en un mundo dominado por la misma pauta, esta que pone el énfasis en la reflexión y el mundo de las ideas. Sin embargo, hay tantas experiencias y vivencias que escapan a la razón, y tantas veces a la consciencia, que solo pueden ser comprendidas y gestionadas desde otros mecanismos distintos de los reflexivos. Me refiero a las experiencias sentidas, a la emoción, a la intuición, a los presentimientos.

Piensa, me decían siempre, pero no recuerdo que me dijesen: siente

¿Hubiera cambiado algo en mí de haber sido distinto el modelo? Estoy seguro, no me cabe la menor duda. Hace años que lo observo en mi trabajo como psicoterapeuta, tanta persona inteligente que, sin embargo, se encuentra atrapada en sus circunstancias vitales, entre otras razones por su analfabetismo emocional. Pues eso es lo que trae no dar educación emocional a las personas. No hablar de instintos, ni señalar las intuiciones, ni enseñar a escuchar al cuerpo y sus pálpitos. ¡Qué valiosa información desperdiciada!

Por eso, ahora me alegro de haber encontrado una valiosa lectura, Focusing desde el corazón y hacia el corazón, que precisamente viene a mostrar un potentísimo camino para mirar y escuchar lo que en nosotros hay, haciéndonos accesibles a la sensación sentida, ese conjunto de sentimientos, emociones y significados que experimentamos en relación a personas o situaciones. Escrito por  el psicólogo Edgardo Riveros, investigador, divulgador y terapeuta formado con el mismísimo Eugene Gendlin, creador del Focusing y de la primera teoría del cambio en psicoterapia, con semejante referente se puede esperar lo mejor de la psicología humanista desde el comienzo de la lectura.

La empatía es el lenguaje del amor

Porque en este libro hay psicología de la buena, la que refleja el trabajo con personas y el estudio profundo durante décadas de su autor. Una lectura que me ha resultado cálida y accesible, en la que no faltan ejemplos y ejercicios para llevar, precisamente, a la experiencia sentida las ideas y conceptos expuestos. Porque es esta, la sensación sentida, el elemento nuclear del Focusing. «Cierra los ojos por un momento y piensa en esa persona tan querida, siéntela, imagínala…sensación sentida». Esta experiencia conecta a la persona con su identidad más genuina, esa que se pone en acción en presencia de otros, ante sus vivencias.  Una experiencia que aúna lo emocional, lo corporal,  lo inmediato, que incita a la acción, por tanto centrada en el presente, lingüística y pre-conceptual.

¿Y a quien puede servir este libro? Pues a profesionales como el que escribe esto, cualquier profesional de la psicología, la educación o la ayuda. Por supuesto a quienes se dedican al coaching, necesitados de una formación humanista del más alto nivel, educadores, padres y madres conscientes e implicados en la educación emocional. En definitiva a cualquier persona que dese profundizar en su autoconocimiento.

Publicado por Desclée de Brower.