Abre tu Consciencia

1843-large_default
 
Qué maravilloso invento este de los libros. Podemos transportarnos allá donde nos lleven, meternos en el pellejo de sus protagonistas, aprender de las múltiples experiencias que nos traen y dibujan. Sentir un riquísimo abanico de matices emocionales en las vivencias de sus personajes y de los lugares en los que se recrea la acción. Podemos ver, oler, escuchar, sentir en la piel y saborear su magia, tan sólo necesitas abrir uno y dejarte llevar por la atmósfera que sus párrafos van creando.

         No necesitas un superventas, posiblemente en casa tengas en alguno de tus muebles libros que aun teniendo años y polvo encima, se encuentran frescos como el primer día. De hecho, aunque sus páginas amarilleen y puedan crujir, su magia reside en que en el momento que te permites descubrir lo que contienen, sin juzgar, dejándote llevar te das cuenta que no puedes parar y cuando lo cierras por haber terminado su lectura, te sientes lleno, como si esa experiencia formase parte de ti para siempre y si quieres… aprendes y creces con ella. Además, puedes recuperarla y revivirla tantas veces como desees.

            Uno de estos libros, publicado por la siempre inquieta en sus contenidos Desclée de Brouwer, es el que acabo de leer y hoy te garantizo como un acierto para estos meses estivales: Abre tu Consciencia de José Antonio González Suárez y David Gonzalez Pujana, ambos con conocimiento sobre inteligencia emocional y psicología humana más que suficiente, pues juntos acumulan más de 6 décadas de experiencia profesional. Saber teórico y sobre todo práctico, que lejos de escribir un manual al uso, no les faltan recursos para ello, han escrito un libro para enseñar, removiendo a quien lo lee. Y eso querido lector no está al alcance de cualquiera

            Su lectura transcurre plácida y sorprendente en muchos momentos, a través de relatos, cuentos y metáforas que siempre aportan valor y cuestiones que llevan a la reflexión y búsqueda de nuevos significados. Me parece que su disfrute es más que recomendable, sobre todo en estos momentos donde abundan las publicaciones de estas temáticas, y que en demasiadas ocasiones no inspiran lo que anuncian, ni se sostienen desde el rigor de la ciencia psicológica.

            ¡Disfrútala!