CÓMO AYUDAR A LOS NIÑOS A DORMIR (Con Amor)

Participar activamente de la crianza de su bebé, es una de las experiencias más alucinantes que pueda vivir. Hay poquísimas, por no decir ninguna, que pueda aportar esa intensidad emocional. Cuidar de su alimentación, de la salud de su cuerpo, participar de sus aprendizajes y experiencias, reconocer sus gestos y miradas, sus llantos y demandas. Compartir besos y abrazos, risas y caricias, juegos y miradas. Es imposible pasar por esta experiencia y no cambiar a mejor. Es imposible vivirla y que no surja un vínculo de amor, el apego, del que se alimentará y usted también. Sintiendo que cada segundo, cada minuto, cada día es un regalo y ustedes son los afortunados. Aunque tamaña experiencia requiere una buena dosis de responsabilidad y saber hacer.

De ahí que cada vez con más frecuencia oímos a padres y madres, hablar sobre las circunstancias de sus hijos en términos que provienen de la psicología, la pediatría o la educación en general. Y esto ocurre, entre otras razones, porque han proliferado las publicaciones sobre la buena crianza y la salud de los hijos. Debido al auge y modernización de las escuelas de padres y madres, con una asistencia y contenidos que superan y mejoran ampliamente a los que se daban años atrás. Y también porque las familias, hace ya años, entendieron de la importancia de acudir a los profesionales, cuando cuestiones propias de sus relaciones y conductas no marchaban adecuadamente.

Detrás de estas actividades divulgativas y formativas, suele haber profesionales cuyas competencias están más que mostradas y consolidadas. Expertos que tras años de continua formación especializada, experiencia práctica con familias y sus circunstancias, han querido dar un paso más allá, al reunir parte de sus conocimientos y saber para compartirlo con el gran público, popularizándolo. Sonia Esquinas, es una de estas profesionales, psicóloga de amplia trayectoria y experiencia. De espíritu inquieto por el saber y responsabilidad por la psicología útil, bien trabajada. Además de amante de su trabajo. Todo esto ya es una garantía de rigor.

De sus inquietudes surge este libro, Cómo ayudar a los niños a dormir, para entender y aportar recursos y conocimiento, a la realidad que a diario experimentan las familias con bebés y niños en casa. Las cuales han de compaginar horarios y responsabilidades, múltiples y exigentes, con las necesidades propias y únicas de sus peques. También surge para mostrar otra visión, una manera distinta de criar y educar, respecto a métodos ya gastados, que persiguen sus objetivos percibiendo a los bebés como seres molestos, que han de dejar tranquilos cuanto antes a sus adultos.

Esto no lo encontrará aquí. En esta lectura usted va a descubrir un libro excelente, integrador, y claro en su contenido. Por el mensaje que transmite, cuidar desde el respeto y amor a sus hijos y la aceptación incondicional a sus necesidades, incluidas las afectivas. Y porque es un escrito distinto y valiente. Diferente pues muestra un camino mucho más gratificante, respetuoso con el vínculo de amor entre usted y su hijo. Sin usar estrategias que llevan años utilizándose, que consiguen educar en el sueño pero a costa de alimentar sentimientos de separación, inflexibilidad emocional, dureza. Métodos que pueden llegar a sus objetivos. Pero a costa de instaurar un estilo de crianza riguroso, en ocasiones insensible a las necesidades afectivas de los menores, y más pendiente de las necesidades del adulto por hacer las cosas rápidamente y sin contemplaciones.

Así que más allá de los procedimientos útiles para conciliar las necesidades familiares y de los menores, que se describen paso a paso, las reflexiones y ejemplos aquí mostrados, le harán fácil y placentera su responsabilidad como padre o madre. Entenderá mejor qué necesitan sus peques y cómo proporcionárselo. Sembrando así semillas de autonomía, confianza, y respeto por el otro en el seno de la familia. Unos ingredientes indispensables, si lo que busca es plenitud en su proyecto vital de crianza. Acompasar, acomodar, acostumbrar, acondicionar, acompañar, amar.

Disfruten de su lectura.