Se Busca Afinador de Pianos Para Profesionales Que no Dan la Nota

1254
 
En la mayoría de empresas dan por hecho que sus empleados, sobre todo en los niveles de dirección y gestión, ya saben todo lo que es necesario para realizar perfectamente sus funciones, máxime si su CV describe una formación de primer nivel. Pero lo cierto, es que incluso los mejores colapsan en su funcionamiento profesional o vidas personales, generalmente superados por tantas exigencias y responsabilidades, más allá de su formación y trayectoria.

«Estar excesivamente sobre-ocupado y con altísimos niveles de exigencia se ha convertido en una especie de distinción, en un mérito insano» Travis Bradberry

Los profesionales están sometidos a una exigencia continua, y suele ser mayor de la que pueden digerir, trayendo unas consecuencias que se cronifican. En el caso de los hombres entre 5 y 6 días por semana laboral, si hablamos de mujeres pueden llegar a los 7 días. Así que el ser humano se «desafina» por múltiples cuestiones: multitarea, abandono físico, desgaste excesivo, condiciones ambientales insalubres, etc. A veces incluso se rompe…y su principal causa es el estrés crónico.

¡Pero el estrés es necesario!…Aunque su presencia mantenida nos lleva al límite. Joseph Ledoux

  • Permite que no levantemos temprano en la mañana a pesar de no haber descansado bien.
  • Gracias a él  dedicamos nuestra atención a varias tareas que urgen.
  • Consigue que tengamos maratonianas jornadas de trabajo.
  • Y cuando parece que no podemos más…nos hace seguir, aunque sea a rastras.

¿Cuáles son las señales de alarma?

  • Tareas que se posponen
  • Abuso de alcohol, tranquilizantes, analgésicos o tóxicos
  • Pérdida de atención y distracción continua
  • Relaciones personales que se deterioran
  • Estados emocionales que desbordan
  • Tensión física y dolor de cabeza frecuente
  • Problemas para conciliar o mantener un sueño reparador, etc.

¿Y cómo hacen las organizaciones para mantener la motivación y el compromiso de los suyos? Generalmente poniendo la «zanahoria delante» y esto lleva al cerebro a funcionar con mayores niveles de exigencia para luego premiar. En la manida formula de primero el éxito, con mucho esfuerzo, luego la felicidad. ¡ERROR! pues esto significa más de lo mismo, estrés y más estrés.
El desempeño excelente y el liderazgo efectivo solo se consigue previniendo y combatiendo el estrés crónico. ¿Podría un instrumento tan complejo como un piano dar su mejor sonido estando desafinado? Pues el ser humano en su complejidad tampoco puede dar lo mejor de sí bajo la presión del estrés crónico.
Algunos buenos hábitos que seguro te van a ayudar son:

  1. Empieza el día poniendo a punto tus recursos, dedica unos minutos a estirarte, mirarte en el espejo y soltar una sonora y amplia carcajada.
  2. Vive en el presente, por tanto, además de pensar en la agenda del día, imagina durante 60 segundos lo que vas a hacer para sentirte bien y llévalo a cabo.
  3. No olvides la intuición en casa, deja que impregne tu vida, te enriquecerás de inmediato y serás más consciente de lo que te rodea.
  4. Di no! No accedas a todo lo que te piden o involucran, aprende a priorizar pues tu energía es limitada, cuídala.
  5. Escucha lo que tu corazón te dice, tal vez el día no transcurra como deseas, entonces, luego usa tu juicio y valora las posibilidades, ya estarás preparado para retomar el camino, adelante.
  6. Suelta la tensión de tu cuerpo, si las circunstancias te pueden y el cansancio te abruma no tengas reparos, si sientes la necesidad llora. Libera esa angustia y luego haz las paces contigo mismo por tu incapacidad momentánea y sigue adelante.
  7. Respira profundamente, si no deseas llorar, aprieta los puños y la mandíbula, encoge el cuerpo tensándolo unos segundos, seguidamente deja que la tensión se vaya, repite esto al menos en tres ocasiones y la relajación aparecerá de inmediato.
  8. Conecta con tu parte más encantadora, en el devenir diario observa a quienes se muestran sencillos, espontáneos, risueños deja que esta experiencia te permita reconocer tus cualidades y que surja la risa, relajada y natural.
  9. Mima tu cuerpo, al cerrar la jornada, quiérete, acarícialo y deja que otros lo hagan, siente entonces como te devuelve con salud y bienestar tu dedicación.
  10. Escribe, de vez en cuando, cómo te ves, cómo te encuentras, cuales tus obstáculos, esto te ayudará a tener las ideas más claras.

 

No obstante, si tus necesidades son más profundas, tus limitaciones auténticos muros que no sabes superar, o quieres cambiar pautas en ti y no sabes cómo, nosotros estaremos encantados de ayudarte y acompañarte en ese proceso. En Bruno Moioli-Inteligencia Emocional & Coaching para la Excelencia sabemos como hacerlo. Contamos con los mejores «afinadores» de personas.